MENOS RECURSOS Y AFECTADOS A OBRAS EN EJECUCIÓN

Para el 2019, el Gobierno de la provincia de Buenos Aires presupuestó para el Partido de Colón 16.499.163 de pesos.
Por Mauricio Demarco.


El inadmisible presupuesto que envió Vidal para los colonenses en 2019

Como sucede a esta altura del año, el gobierno de la provincia de Buenos Aires comienza a hornear lo que será el tratamiento del presupuesto 2019 y apenas se supieron los primeros datos, principalmente lo que se vuelca a los municipios, hubo quejas de intendentes a lo largo y a lo ancho del territorio bonaerense y Colón no ha sido una excepción en este caso, aunque tampoco generó demasiada sorpresa.

Sin dudas el lineamiento de la gestión Vidal está fuertemente parado sobre la emisión de deuda y la transferencia de responsabilidades a los municipios en materia de salud, educación y hasta en obra pública, algo que por otra parte viene sucediendo durante el 2018, donde Ricardo Casi ha desarrollado una fuerte presencia en las calles basado en los recursos propios.
En más de una oportunidad el jefe comunal ha manifestado que durante 2018 ha viajado mucho más a La Plata que en otros años y en la mayoría de los casos solo ha vuelto con promesas incumplidas y la siempre presente advertencia que “en la provincia las cosas están mal”.

A todas luces se puede vislumbrar que el proyecto de Presupuesto de la Provincia de Buenos Aires presentado por María Eugenia Vidal es más transferencia de nuevas responsabilidades a los Municipios, tratando así de diluir el costo del ajuste nacional que impacta de lleno sobre la provincia de Buenos Aires.
Quienes administran los recursos de los colonenses fueron tajantes al mencionar que los municipios deban afrontar la tarifa social eléctrica, la relación tributaria con las distribuidoras eléctricas, la compensación de los déficit corrientes del sistema educativo y la extensión de la red de servicios de agua corriente cloacales e hidráulicos configura una severa agresión a la autarquia municipal y a la calidad de vida de los vecinos de cada jurisdicción.

Como lectura del presupuesto provincial también se puede hacer hincapié en el impacto del Pacto Fiscal de la Nación con las provincias, que ha tenido para la jurisdicción bonaerense. La Gobernación sigue priorizando incrementar la presión impositiva sobre los inmuebles predominantemente urbanos y reducir progresivamente la incidencia de los tributos sobre la actividad económica.

Por otro lado, además de los $68.500 millones de deuda a largo plazo que se toma, hay otras fuentes de deuda que elevan el número total de endeudamiento, remarcan, a $102 mil millones. Adicionalmente se autoriza a endeudarse con la Administración Nacional de la Seguridad Social a través del Fondo de Garantía de Sustentabilidad, para financiar la ejecución de proyectos y/o programas sociales actualmente en desarrollo o que se prevea iniciar, atender el déficit financiero y/o regularizar atrasos de Tesorería. Es preocupante que de concederse esta autorización de endeudamiento por $102.000 millones, la deuda total de la Provincia de Buenos Aires alcance los $500.000 millones, representando el 76,5% del total de los Ingresos Tributarios nacionales y provinciales que prevé recaudar la gobernación en el año 2019.

El municipio de Colón fuertemente afectado
Suele decirse, principalmente desde el bloque del Frente para la Victoria en las sesiones y de los contadores municipales en cuanta entrevista acceden, que Vidal ha transferido muchas responsabilidades presupuestarias a los distritos, donde también han marcado que los jefes comunales del FPV tienen un trato distinto al de otros colegas de Cambiemos en cuanto a la asignación de recursos.

Para el 2019 la gobernadora presupuestó para el Partido de Colón 16.499.163 pesos, una cifra escalofriantemente menor a los 37 millones elaborados para 2018 con el agregado de la imperante inflación y la devaluación gestada tras las decisiones del gobierno central, sin embargo, lo que en Colón tildan de inadmisible es el destino que le ha dado Vidal a esos fondos para los colonenses, que se han dividido de la siguiente manera: A través del Ministerio de Infraestructura se destinaron 50 mil pesos para la Obra de Control Hidráulico (Compuertas) en el Lago Municipal, mientras que a través de la Dirección de Vialidad se han destinado 15 millones a la reparación de la Ruta Provincial 50 y el restante 1.44.163 pesos es para 30 casas del Barrio Rivadavia a través del Instituto de la Vivienda.

Con estos números en mano, es fácil dilucidar dos cosas. La primera de ellas es que el Presupuesto 2019 de María Eugenia Vidal está desarrollado al antojo y sometimiento del Fondo Monetario Internacional, donde impera el recorte por todas las áreas donde Cambiemos interpreta que es un gasto público.
Sin embargo, la segunda cuestión es la más alarmante. Esos tres ítems ya estaban presupuestados en 2018, donde de esos 37 millones que antes mencionamos, 30 eran para reparar la Ruta 50, que no solo no se reparó en demasía, sino que se trata de una responsabilidad de la provincia y no debería ser parte del presupuesto de un distrito, sin embargo, las compuertas del Lago también eran parte de lo previsto por Vidal para el año en curso, donde hicieron un reajuste de la obra por los costos y por si ello fueran poco, de lo destinado a las viviendas era en realidad un desembolso de dinero en concepto de “devolución” porque la gestión municipal ya había terminado las casas con dinero de sus arcas.
En líneas generales, de esos 37 del 2018 los colonenses no pudimos ver nada en conceptos de mejoras en la calidad de vida de los vecinos y de estos 16 millones y medio tampoco.
Ante este panorama, que como mínimo es desolador y sumado a la quita del Fondo Sojero y de Infraestructura, más la salida del Estado provincial en temas relacionados a la salud pública, a las obras en las escuelas, a la presencia de Provincia en los comedores, a la decreciente cifra que envía para Seguridad, entre otros tantos puntos, más la inflación que estiman estará cerca del 50 por ciento, los administradores de municipio se preparan para afrontar un 2019 que tendrá un fuerte cimiento en los recursos propios, como ha sido en este año, con obra pública programada, una paritaria que superó ampliamente a la de la mayoría de los distritos de la región y con pago a proveedores en plazos breves para que no se vean afectados por la poco previsión y confianza que genera Cambiemos en materia de administración, no solo en el Estado Municipal, sino en el bolsillo de cada vecino.

Deja un comentario